Todo lo que un amante del vino debe saber

vino

Tal como nos hace saber Nutrición Sin Más, “el vino tinto ha atraído mucha atención ya que varias investigaciones han respaldado su potencial para reducir el riesgo de enfermedades del corazón y prolongar la vida.” Esto te da un motivo más para que continúes aprendiendo más sobre esta enigmática bebida.

Para empezar, vale acotar que la mayor parte de las uvas no poseen color, sino que, en el caso del vino tinto, este toma su tonalidad púrpura gracias a la piel de la uva durante el proceso de fermentación.

Por este motivo, para obtener el vino blanco se utilizan las uvas blancas, y para el tinto se utilizan las uvas negras con la piel, u hollejo.

En el caso del blans de noirs, que es una excepcionalidad, son empleadas las uvas sin la piel. Y para obtener el vino rosado, se usa una combinación de uvas tintas, con una porción de hollejos y uvas blancas.

Clasificaciones para diferenciar el vino

Las diferencias del vino pueden establecerse en base a ciertas clasificaciones. Por ejemplo, la edad y el dulzor.

Por el dulzor, la diferenciación viene dada entre los secos, que poseen desde 0 hasta 4gr de azúcar por litro, los semisecos, cuya azúcar es de 5 a 12 gramos por litro, los semidulces que poseen una cantidad de azúcar que oscila entre los 13 y 45 gramos por litro, y finalmente, los dulces, considerados así cuando poseen más de 45 gramos de azúcar por litro.

En cuanto a la edad, popularmente se ha extendido la creencia de que a medida que el vino es más viejo, es mucho mejor, sin embargo, vale comentar que esto no siempre es así, ya que puede darse el caso de los vinos que son jóvenes y su calidad es indiscutible, frente aquellos de mayor antigüedad, pero que no es posible siquiera consumirlo.

De acuerdo con la edad y la crianza los vinos pueden considerarse que son jóvenes cuando son obtenidos en la campaña que se muestra en la etiqueta, el cual puede ser del año, o nuevos.

Se habla de “semicrianza”, o también denominados “roble”, cuando sólo han permanecido durante un tiempo muy corto en los receptáculos de madera. Y la crianza hace referencia cuando ya han pasado los dos años, de los cuales por lo menos seis meses deben haber sido en la barrica.

El mundo de los vinos es infinito, ya que entraña muchos secretos. Sin embargo, hoy día son muchas las propiedades que se han descubierto sobre esta asombrosa bebida de la cual vale el esfuerzo continuar aprendiendo.

De hecho, la “vinoterapia” es un tratamiento con fines terapéuticos preferido por muchos amantes del vino, especialmente para el cuidado de la piel. Pues, las bondades de esta misteriosa bebida son muchos.

Lo que has podido conocer en este artículo es sólo una pequeña parte, puesto que aún tienes mucho por conocer. Te invitamos a que vivas la gran experiencia de visitar una bodega y descubras todo lo que guarda el mundo de la enología.

Entrada escrita por Edith Gomez editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *