Ocho puntos sobre el desperdicio alimentario

Ocho puntos sobre el desperdicio alimentario

Hace tiempo venimos hablando del control y la gestión del desperdicio alimentario pero sabemos ¿qué es y cómo organizarnos para no generar más?

No sólo los restaurantes i bares están involucrados sino todos los actores que participan dentro del sector: supermercados, mayoristas incluso los clientes finales. Tenemos que reflexionar para marcar unas pautas en el control del desperdicio. Por ello os presentamos ocho puntos para no generar más desperdicios.

  1. Comprar de forma responsable. Crea una lista y compra lo que tus clientes te consumen/compran, al igual que los alimentos necesarios para tus platos y creaciones.
  2. Revisa el estado de tus cámaras frigoríficas o camiones de transporte para una perfecta conservación de los alimentos
  3. En tu espacio, clasifica la mercancía por fecha de recepción y frescura. Si la fruta o verdura es fea, enseña a tu clientes que el aspecto no es todo sino el sabor.
  4. Organiza, almacena y gestiona tu almacén o alacena. Es fundamental saber que tienes y como lo tienes guardado. Por ello:
    1. Ordena por fecha de caducidad
    2. Orden y limpieza en todas la zonas del almacén incluyendo las neveras
    3. Rotación de los alimentos
  5. La cadena del frío es fundamental para la perfecta conservación de los alimentos congelados.
    1. Descongela de forma y manera adecuada
      1. Del congelador a la nevera
      2. En el microondas
      3. Cocinando
  1. Planea y organiza el menú, platos, etc en función de lo que tengas, no solo en tu carta sino también en tu nevera. Deja libertad al cocinero para que cree nuevas recetas y propuestas.
  2. Reutiliza los alimentos. Si algunos de ellos los has preparado pero no lo has utilizado piensa en usarlo para otros platos, congela o, si es fruta o verdura madura, haz batidos.
  3. No tires lo que sobra, llévatelo a casa.

Ocho puntos sobre el desperdicio alimentario

Estos son tan solo ocho puntos para nosotros esenciales a la hora de gestionar o controlar los alimentos desde la recepción de los mismos en los centros hasta su consumo final, tanto en los bares como en casa. Siempre tenemos que pensar en la huella ecológica de nuestros actos y que entre todos podemos poner nuestro grano de arena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *